feb 212016
 

 

55e96a05c46188ed048b45c3“En relación con el debate que sobre la inmigración está surgiendo en Europa resultan de gran interés las conclusiones del informe “Aprovechar los beneficios de la migración en una Europa que envejece”.

La inmigración es, y seguirá siendo, una realidad en Europa. Una realidad que, de hecho, incide cada vez más en la población del Continente. Según los estudios (Lanzieri, 2011), la proporción de nacidos en el extranjero (incluidos los inmigrantes intracomunitarios) sobre el total de población pasará del 10.4 % (2011) al 17.9 % (2031). Diez países tendrán porcentajes superiores al 20%. Entre ellos España que, con un aumento de casi 13 puntos será, tras Luxemburgo, Chipre e Irlanda, la gran economía donde el incremento será más acusado.

En relación con ello se sitúa la necesidad de una reforma en profundidad de la regulación de la inmigración humanitaria o de refugiados. Para Rinne y Zimmerman ésta debería incluir:
La revisión de la dicotomía entre criterios de entrada económicos y humanitarios ya que ambos están cada más interrelacionados.
Una mayor capacidad de la Comisión para coordinar las políticas a nivel europeo.
La aceptación de que los solicitantes de asilo acabarán formando parte del mercado laboral europeo.

Cabe esperar que en el futuro Europa se vuelva cada vez más diversa en términos de procedencia étnica. Los estudios ponen de manifiesto tanto ventajas (aumento de la creatividad, de la innovación) como inconvenientes (necesidad de mayor coordinación , diferencias lingüísticas, desconfianza entre los distintos grupos) derivados de esta situación. ”

Fuente: debate21
Fuente foto: actualidad