feb 072016
 

Son siete los países que le solicitan medidas concretas de ayuda a la Unión Europea contra el “dumping” en la industria del acero.

La industria comunitaria del acero ha perdido ya un 20% de sus trabajadores desde 2008. Los productores avisan de que China está llevando a cabo tácticas ilícitas de dumping comercial. La carta alerta de que estas prácticas podrían causar un daño irreversible a la industria comunitaria.

Francia, Reino Unido y Alemania se encuentran entre los siete países que han pedido a la Unión Europea que dé un paso al frente para aliviar a una industria, la del acero, profundamente dañada por la caída de los precios y la competencia desleal de países como China o Rusia, que estarían vendiendo esta commodity a precios muy por debajo de lo establecido con el fin de eliminar del mercado a sus competidores.

Ministros de estos países, junto con los de Italia, Polonia, Bélgica y Luxemburgo, enviaron una carta el pasado viernes a la Comisión Europea y al presidente del Consejo de la UE, según informa Reuters.

“La industria Europea del acero -ya recuperada por la crisis económica de 2008- está afrontando una serie de tácticas ilícitas de precios en un contexto de fuerte competitividad internacional, intensificada, además, por la situación de sobre capacidad a nivel global”, escribieron en la carta sendos ministros de economía siguiendo a Emmanuel Macron, titular de la cartera francesa.

 

Este es un claro ejemplo de la interrelación existente entre países y de cómo ciertas y medidas tomadas por un país (en este caso China) impactan de una manera tan grave en otros. La Unión Europea es el segundo mayor productor de acero del mundo (con outputs comunitarios de 177 millones de toneladas al año) pero, sin embargo, varios de sus países se están viendo perjudicados por los bajos precios a los que está vendiendo China. Esto hizo que muchas empresas hasta cerraran por el exceso de mercancías que generó la caída de precios, perdiendo un número gigante de empleos (85.000 en todo el sector europeo, una cifra que representa casi el 20% de la mano de obra). Sólo en Gran Bretaña se perdieron 5.000 puestos de trabajos relacionados con el sector desde octubre del año pasado.

Después de investigar la situación, los órganos centrales de la Unión tienen pensado actuar de facto contra las importaciones de acero frío laminado provenientes de China y Rusia. Los mismos ministros han solicitado una nueva investigación sobre la importación de acero laminado caliente proveniente de China. “No deberíamos esperar a que el daño de estas prácticas ilícitas pase a ser irreversible para nuestra industria”, escribieron en la misiva.

 

Fuente: Expansión