mar 052016
 

La apreciación del dólar en Estados Unidos no sólo significa aspectos positivos para el país. Durante el mes enero el déficit de la balanza comercial aumentó aún más por causa de disminución de los exportaciones. Esto es el cuarto mes en siguiente que los exportaciones de Estados Unidos han caído, según el Departamento Comercial.

La brecha entre los exportaciones y importaciones, es decir, las exportaciones netas aumentó a un valor de 45.7 billón dólares, lo que afectó el déficit negativamente. En comparación del mes diciembre en 2015 la cifra era 44.7 billón de dólares. Más concretamente, las exportaciones de bienes y servicios cayó 2.1 % en enero hasta 176.5 billón de dólares, lo que es lo más bajo nivel desde el junio en 2011.

Específicamente eran los productos de manufacturas conjuntamente con materias primas que disminuyeron principalmente. Analizando el comercio entre China y Estados Unidos, el déficit también aumentó de 29.7 billón de dólares, hasta 31.1 billón de dólares. La conclusión de esto, las exportadoras de Estados Unidos han sufrido por la moneda dólar tan fuerte.

 

The New York Times

mar 022016
 

El desplome de los precios del crudo -el barril de Brent se ha dejado más de un 70 % desde mediados de 2014- ha movido los cimientos del mercado mundial y los cada vez más delicados equilibrios entre países productores y consumidores.

En principio, y como recientemente señalaba el profesor de la Universidad de Harvard Kenneth Rogoff el abaratamiento del crudo suele resultar un juego de suma cero en el que los productores pierden y los consumidores ganan: los segundos tienden a gastar la transferencia de riqueza que supone el petróleo barato mientras los productores deben ajustarse vía presupuestos, subsidios o proyectos de inversión.

Dos ideas claves se cruzan a la hora de mirar al futuro: los precios actuales parecen insostenibles pero casi nadie ve una clara y rápida recuperación, con los productores manteniendo su pulso para conservar su cuota de mercado y una economía con muchos interrogantes.

Fuente: www.lavanguardia.com Un mundo de petróleo barato: quién gana, quién pierde y qué puede suceder

mar 012016
 

Uno de los indicadores más claros de la situación político-económica mundial actual es la subida del precio del oro. ¿Y porqué?

Esta subida de la onza de oro en casi un 10% -según datos de Expansión– es debida a la incertidumbre, que a su vez es causa de la inestabilidad mundial generada por la bajada del precio del petróleo a mínimos históricos y a una crisis de crédito generalizada que hace que las bolsas de todo el mundo decaigan y que los inversionistas no encuentren productos o inversiones con rentabilidad suficiente como para asumir riesgos. A todo esto se le ha de sumar la expectación generada ante una sorprendente desaceleración del crecimiento económico de China y las fuertes turbulencias que se están viviendo en la renta variable.

Todo este panorama provoca un futuro muy incierto en el que los grandes inversores no quieren asumir tantos riesgos. Cuando eso sucede, el oro es lo que se denomina como un “activo refugio”.

14548557506849

 

 

 

 

 

 

Fuente – El País: “La tormenta perfecta del oro”

mar 012016
 

Esta noticia trata sobre la evolución que ha sufrido el contexto energético y político en los últimos años y que nos ha llevado hasta donde estamos ahora, una situación en que los Emiratos Árabes han decidido inundar el mercado con una oferta excesiva de petróleo con la intención de no perder la cuota de mercado que estaba perdiendo ante los EE.UU; ese “error” ya lo cometió anteriormente, cuando en los años ochenta cerró el grifo del “oro negro” y le costó que los países occidentales tendieran a buscar otras vías de consumo energético.

DIN02B07_CAS-kwpF-U301871900339oCF-992x558@LaVanguardia-Web

Realmente los Emiratos Árabes están llevando al más puro extremo la máxima presión que pueden realizar sobre el mercado, con la intención de seguir teniendo el poder sobre el consumo del crudo y por tanto seguir con su enriquecimiento económico. El problema es que el petróleo es un bien escaso, y ésta presión no la podrán ejercer eternamente. Además, es un hecho que las tendencias globales derivan hacia una reformulación de los hábitos de consumo de los países, y más en concreto de las personas, hacia costumbres más respetuosas con el medio ambiente. Así pues lo demuestra la Cumbre realizada en París el pasado 2015 en que por primera vez representantes de más de 195 países de todo el mundo se reunieron para llegar a un acuerdo debido a los increíbles efectos nocivos que estaba teniendo la mano del hombre el nuestro planeta.

De este modo, la reflexión que quiero hacer es la siguiente: ¿Hasta cuándo puede durar esto? Estamos entrando en una burbuja en la que los grandes magnates árabes están haciendo todo lo posible para que el petróleo siga siendo el combustible más consumido, bajando su precio hasta límites históricos para no perder market share y para que a las empresas y a los gobiernos les sea más rentable seguir usando el crudo en lugar de invertir en nuevas energías renovables. El futuro no está ahí. El futuro avanza hacia combustibles energéticos naturales y sostenibles, y este es un escenario que no gusta al mundo árabe y en el que es realmente difícil imaginarse hoy en día.

Fuente: La Vanguardia: “El nuevo orden mundial del petróleo barato”

 

mar 012016
 

Arabia Saudí, el país con las segundas mayores reservas de crudo del planeta y la principal potencia militar de Oriente Medio no es un estado, es una empresa inestable, “tan corrupta que se asemeja a una organización criminal”. Esta es la arriesgada tesis defendida por dos expertos estadounidenses en política militar, que advierten al ejército de EEUU de que debe prepararse ante la posibilidad de que el país se desintegre de forma fulgurante.

En un artículo publicado en el sitio especializado Defense One, Sarah Chayes y Alex de Waal afirman que la familia real que dirige el país como un feudo medieval (y que de hecho le da nombre) se está quedando sin fondos a toda velocidad por culpa de la crisis del petróleo -menos ingresos- y de la escalada militar en Yemen y Siria -más gastos-.

Chayes, que entre otros sitios ha trabajado como asesora del comité de jefes de estado mayor del ejército de EEUU en Afganistán, y De Waal (experto por su parte en Sudán y el Cuerno de África), sostienen que la política de Washington basada en confiar en el poder absoluto de los Saud ya ha caducado.

“Arabia Saudí ni siquiera es un Estado. Hay dos formas de describir el país: como una empresa política con un modelo de negocio inteligente pero insostenible, o tan corrupta que parece una organización criminal integrada vertical y horizontalmente”, afirman.

“En cualquiera de los casos, no puede perdurar, así que ya va siendo hora de que las autoridades de EEUU comiencen a prepararse para el colapso de Arabia Saudí”, añaden.

En el primero de los escenarios que proponen, el rey de Arabia Saudí es el consejero delegado de una empresa que convierte el crudo en rentas, con las que se compran lealtades (mediante jugosas concesiones a los más cercanos a la familia real, y transferencias y servicios sociales para el resto de los comunes). Eso, por lo que respecta a la zanahoria. El palo es un aparato de seguridad interior equipado sin mirar gastos con equipamiento procedente de EEUU.

Como una mafia

En este mercado político de voluntades característico de cualquier monarquía feudal, el precio de la adhesión depende de la oferta y la demanda. La primera viene determinada por los ingresos del crudo (desplomado), y la segunda por la fortaleza o debilidad que los notables del reino perciban en el monarca (si la vida a pie de calle se hace más dura, la agitación política aumentará). “Si el índice de precios de la lealtad sigue subiendo, la monarquía podría enfrentarse a la insolvencia política”, explican.

En la segunda perspectiva, la élite Saudí se parece a una organización criminal, una especie de cleptocracia en la que los recursos que deberían ser públicos (el mineral líquido) se los apropia una élite que no deja de enviar capitales al extranjero (ya sea mediante inversiones o simplemente con el despilfarro en productos de lujo).

Pero en Arabia Saudí también hay súbditos, y muchos de ellos quieren ser ciudadanos. Una revuelta popular en el país podría ser tan impensable como lo fue en otros momentos en Nigeria, Ucrania o Malasia. De momento sólo la minoría chií se ha atrevido a levantar la voz, pero es poco probable que la mayoría Suní -cada vez más expuesta a la experiencia política y económica en Occidente, donde muchos de sus jóvenes estudian- se conforme para siempre con las dádivas de mandatarios ancianos.

Hasta hoy, la solución era “exportar” (desterrar) a los disidentes más radicales (que lo eran, precisamente, en lo religioso), como hizo con Bin Laden. Pero comienza a pasar factura en el interior, ya que esos disidentes siguen criticando sin problemas la corrupción y la alianza con EEUU. Añádase a eso la presencia creciente de extranjeros en régimen de esclavitud, y el cóctel del riesgo social estará servido.

La tesis de ambos autores es que, ocurra lo que ocurra primero -revuelta nobiliaria o revuelta popular- al rey Salman le será cada vez más complicado mantener el control del reino. Por ello vislumbran tres posibilidades más inmediatas. Las dos ya citadas (que se lance a contener una guerra entre facciones de la familia Saud, o a reprimir el alzamiento popular- y una tercera que podría o no ser consecuencia de las anteriores: guerra total en el exterior.

El caso es que cualquiera de las posibilidades es mala para la seguridad de Estados Unidos. Por eso los dos autores urgen a que el Pentágono se plantee cuanto antes alternativas a su histórica alianza con el reino feudal.

 

Fuente: ElEconomista – EEUU debería prepararse para el colapso inmediato de Arabia Saudí

feb 292016
 

Tras las denuncias de manipulación de estadísticas, desde octubre de 2015 el Indec dejó de publicar el índice de inflación.

La noticia habla sobre la falta de confiabilidad de los datos del Índice de Precios al Consumido (IPC), derivada de posibles manipulaciones de los datos y el incremento en la desconfianza de las cifras oficiales dentro y fuera del país.

Se dice que recuperar esta confianza es una tarea difícil para su nuevo presidente Mauricio Macri, pues el origen viene aunado al histórico de la inflación en el país, que aunque han habido gran cantidad de intentos por frenarla no se ha conseguido.

A su vez se suspendió la publicación de los precios del INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) así como la metodología utilizada, ello generó ciertas dudas acerca de la manipulación de los datos, lo cual generó que consultoras privadas, el Congreso y la provincia de San Luis y Buenos Aires publicaran sus propios cálculos, los cuales fueron declarados ilegales por el gobierno de Kirnchner.

El actual gobierno se ha propuesto crear un índice confiable en 8 meses y ha convocado a Jorge Todesca y a Graciela Bevacqua para liderar el índice de la inflación. Sin embargo la semana pasada el gobierno de Macri volvió a desplazar a Bevacqua para acelerar los tiempos del análisis, y ella misma argumenta que publicar la información con tanta anticipación no será creíble.

Algunos analistas como Marina Dal Poggeto (directora ejecutiva del Estudio Bein de Buenos Aires), opinan que la credibilidad no se restablecerá hasta que las cifras sean transparentes, se acerquen más a la realidad y se utilicen metodologías confiables.

Lo anterior no se conseguirá, hasta que se tomen medidas más estrictas en el cálculo de la información, las fuentes sean confiables y se establezca un proceso alineado a una jurisdicción provincial que permita resultados ágiles, que se vayan robusteciendo con el paso del tiempo.

BBC Mundo. ¿Por qué es tan difícil que Argentina vuelva a tener un índice de inflación confiable? 22 de febrero de 2016. (Consultado 22 de febrero de 2016).

Disponible en: BBC

feb 282016
 

2164297w640

Si bien esta noticia tiene que ver con la demografía más que con la economía puntualmente, esta variable afecta directamente a la capacidad de productividad y competitividad de un país por lo tanto a su economía.

El censo 2015 realizado en Japón revela que en los últimos cinco años la población se redujo casi un millón de personas. Las  razones principales son una menor tasa de natalidad y la escasez de inmigrantes. Esto, sumado al rápido aumento de la población que envejece, están contribuyendo al prolongado estancamiento de la economía y a temores por los crecientes costos de salud. La población japonesa comenzó a disminuir en 2004 y ahora es la población que más rápido envejece en el mundo. Más de 22% de los japoneses tienen hoy 65 años o más y según un informe del gobierno, para 2060 el número de habitantes se reducirá a 87 millones de los cuales casi 40% tendrá 65 años o más.

 

Fuente: Diario Argentino La Nación : http://www.lanacion.com.ar/1874764-como-perdio-japon-un-millon-de-habitantes-en-cinco-anos

feb 282016
 

descarga (1)

Según el informe de pobreza 2016 presentado en Berlín, un 15,4% de la población lo que equivale a 12,5 millones de personas, vive en esa condición de pobreza.
La Unión Europea considera a una persona pobre cuando su ingreso mensual es menor al 60% del ingreso medio nacional. En Alemania, hablamos de entre 930 euros y 1651 euros en el caso de familias numerosas.
Es difícil explicar que la pobreza haya subido a 15,4% en un país con niveles de consumo récord, un desempleo de 6,8% y un crecimiento sostenido que llegó al 1,7% en 2015.
La causa principal de la pobreza en Alemania es que la capa social más alta acumula un patrimonio muy grande y hay mucha desigualdad.
Según el economista: “Tenemos un gobierno que declaró tabú cualquier tipo de aumento impositivo a los más ricos y por eso no está en condiciones de hacer una política de pobreza que la reduzca”

Fuente : Diario Argentino “La Nación” – http://www.lanacion.com.ar/1875086-ser-pobre-en-un-pais-rico-en-alemania-no-todos-gozan-del-boom-de-la-economia

feb 282016
 

http://www.project-syndicate.org/commentary/us-presidential-candidates-economic-proposals-by-michael-boskin-2016-02/spanish

56393352f3a2e.r_1446590462944.0-0-650-335

“En Estados Unidos se están gestando grandes cambios, en tanto el país se prepara para elegir un nuevo presidente. El resultado tendrá profundas consecuencias para la política económica estadounidense y, por ende, para la economía global.

En términos generales, las políticas propuestas por Sanders y Clinton colocarían a Estados Unidos más cerca de un estado de asistencia social al estilo europeo. Pero, como señalan los republicanos, el nivel de vida de Europa occidental es, en promedio, 30% más bajo que el de Estados Unidos; Europa también enfrenta un crecimiento más lento, un desempleo más alto y crecientes tensiones sociales. Es por ese motivo que los candidatos republicanos -para la presidencia, la Cámara y el Senado- quieren retrotraer los aumentos de los impuestos y del gasto, la costosa reforma de la atención médica y la extralimitación regulatoria del presidente Barack Obama.”

Fuente: http://www.project-syndicate.org/commentary/us-presidential-candidates-economic-proposals-by-michael-boskin-2016-02/spanish

feb 232016
 

El último informe económico que el White House presentó el en día de lunes 22-02-2016, muestra cifras positivas relacionado con los salarios y el empleo, pero aún si, todavía Estados Unidos está sufriendo algunos efectos que la crisis en 2008 provocó.

23obama-master675

Actualmente, el porcentaje del desempleo (4.9 %) ha caído con la mitad desde la grave recesión (anteriormente 10 %) y la confianza de los consumidores ha aumentado considerable. Aunque también los salarios medios por cada hora han crecido con 2.7 % en el año 2015, hay unos indicadores que enseñan que la economía en su conjunto ya no ha recuperado totalmente. Los rápidos avances en la tecnología han causado un peso por los trabajadores americanos. Al fin esto ha dado pie a una desigualdad de los salarios. Lo que realmente es deseado en ese momento es un crecimiento más fuerte en el área de salarios. Para mejorar la productividad en general y minimizar las desigualdades en los salarios, los consejeros de el presidente Obama dijeron en su dictamen que programas educacionales y practicas son requeridos.

Al mismo tiempo que la economía ha mostrado cifras más positivas que los pronósticos, la caída de los precios del petróleo no ha impactado el GDP suficiente, o no ha tenido el efecto que se esperaban. Tanto el informe como Mr. Obama indican que Estados Unidos se encuentra frente a varios retos que requiere medidas tomadas por el gobierno para que la economía pueda seguir la pauta positiva en el futuro.

The New York Times