mar 052016
 

La apreciación del dólar en Estados Unidos no sólo significa aspectos positivos para el país. Durante el mes enero el déficit de la balanza comercial aumentó aún más por causa de disminución de los exportaciones. Esto es el cuarto mes en siguiente que los exportaciones de Estados Unidos han caído, según el Departamento Comercial.

La brecha entre los exportaciones y importaciones, es decir, las exportaciones netas aumentó a un valor de 45.7 billón dólares, lo que afectó el déficit negativamente. En comparación del mes diciembre en 2015 la cifra era 44.7 billón de dólares. Más concretamente, las exportaciones de bienes y servicios cayó 2.1 % en enero hasta 176.5 billón de dólares, lo que es lo más bajo nivel desde el junio en 2011.

Específicamente eran los productos de manufacturas conjuntamente con materias primas que disminuyeron principalmente. Analizando el comercio entre China y Estados Unidos, el déficit también aumentó de 29.7 billón de dólares, hasta 31.1 billón de dólares. La conclusión de esto, las exportadoras de Estados Unidos han sufrido por la moneda dólar tan fuerte.

 

The New York Times

feb 212016
 

Bdi Vs Trade

Parte importante de la escalada alcista del Índice Baltic Dry fue impulsada por las masivas compras de China que se convirtió en el principal demandante mundial de materias primas y oferente de productos manufacturados. A China se destinaba el 60 por ciento de la producción mundial de hierro y el 25 por ciento de la producción de carbón. Su demanda crecía a tasas de 10 y 12 por ciento y el año pasado se desaceleró a menos del 7 por ciento. El enfriamiento de la economía China desde el año 2010 está golpeando con fuerza la industria naviera.

Hay varias ocasiones en las que la caída de este índice ha apuntado a una gran corrección en la economía global. A fines de 1986 tuvo su primera gran caída anticipandose al desplome de los mercados del lunes negro de 1987. En 1999, el BDI cayó a mínimos de 12 años, poco antes del estallido de la burbuja de las puntocom. También sufrió una caída fuerte en 2001, casi al mismo tiempo que la economía estadounidense se sumergía en una recesión que duró hasta 2003.

Si bien la desaceleración del comercio mundial resulta indudable, otra de las razones para comprender la inmersión tan precipitada del BDI es que esta es una medida tanto del transporte marítimo como de la oferta de buques. La oferta de buques es inelástica y toma 2 o 3 años la construcción de un nuevo buque de carga. Esto hace que la respuesta naviera a los cambios en la demanda sea lenta y que el precio de los fletes se haya disparado en el período del boom.

El apetito por los elevados fletes llevó a muchos armadores a construir nuevas naves. Ahora hay más buques y menos demanda marítima lo que repercute en el valor de los fletes y en la construcción de nuevos buques. Tal como los bajos precios del petróleo han secado la inversión en nuevos yacimientos de crudo, la inversión en construcción de buques está paralizada. Esta vez, la caída del comercio, las tensiones financieras, el desplome de las burbujas especulativas, el tsunami de la deuda y la caída de la inversión, están creando la tercera ola de la crisis financiera iniciada en 2008.

Origen: BDI, el “canario en la mina” del comercio mundial sigue en caída libre

feb 072016
 

Son siete los países que le solicitan medidas concretas de ayuda a la Unión Europea contra el “dumping” en la industria del acero.

La industria comunitaria del acero ha perdido ya un 20% de sus trabajadores desde 2008. Los productores avisan de que China está llevando a cabo tácticas ilícitas de dumping comercial. La carta alerta de que estas prácticas podrían causar un daño irreversible a la industria comunitaria.

Francia, Reino Unido y Alemania se encuentran entre los siete países que han pedido a la Unión Europea que dé un paso al frente para aliviar a una industria, la del acero, profundamente dañada por la caída de los precios y la competencia desleal de países como China o Rusia, que estarían vendiendo esta commodity a precios muy por debajo de lo establecido con el fin de eliminar del mercado a sus competidores.

Ministros de estos países, junto con los de Italia, Polonia, Bélgica y Luxemburgo, enviaron una carta el pasado viernes a la Comisión Europea y al presidente del Consejo de la UE, según informa Reuters.

“La industria Europea del acero -ya recuperada por la crisis económica de 2008- está afrontando una serie de tácticas ilícitas de precios en un contexto de fuerte competitividad internacional, intensificada, además, por la situación de sobre capacidad a nivel global”, escribieron en la carta sendos ministros de economía siguiendo a Emmanuel Macron, titular de la cartera francesa.

 

Este es un claro ejemplo de la interrelación existente entre países y de cómo ciertas y medidas tomadas por un país (en este caso China) impactan de una manera tan grave en otros. La Unión Europea es el segundo mayor productor de acero del mundo (con outputs comunitarios de 177 millones de toneladas al año) pero, sin embargo, varios de sus países se están viendo perjudicados por los bajos precios a los que está vendiendo China. Esto hizo que muchas empresas hasta cerraran por el exceso de mercancías que generó la caída de precios, perdiendo un número gigante de empleos (85.000 en todo el sector europeo, una cifra que representa casi el 20% de la mano de obra). Sólo en Gran Bretaña se perdieron 5.000 puestos de trabajos relacionados con el sector desde octubre del año pasado.

Después de investigar la situación, los órganos centrales de la Unión tienen pensado actuar de facto contra las importaciones de acero frío laminado provenientes de China y Rusia. Los mismos ministros han solicitado una nueva investigación sobre la importación de acero laminado caliente proveniente de China. “No deberíamos esperar a que el daño de estas prácticas ilícitas pase a ser irreversible para nuestra industria”, escribieron en la misiva.

 

Fuente: Expansión

 

ene 312016
 

#EntornoEconómico Ya hemos comentado que la economía China se ha desacelerado en los últimos años, incluso hasta el punto de devaluar su propia moneda en más de una ocación para mantenerse competitiva, y mientras que el tamaño y volumen de producción en todos los campos que tienen puede permitir esto, si este patrón se repite, se podría generar una falta de liquidez importante al momento de pagar las deudas que se puedan llegar a acumular.

Esto se debe principalmente a que las instituciones financieras han tenido que recurrir a pedir préstamos mayores cada año y es por esto mismo que cualquier factor que afecte de manera negativa a la economía China puede generar una desaceleración en la economía global.

Fuente: http://www.visionindustrial.com.mx/industria/economia-y-finanzas/el-efecto-china-su-desaceleracion-en-la-economia-global.html

ene 242016
 

El siguiente artículo de ElOrdenMundial.Com analiza el TPP y lo califica de un acuerdo a la carta de Washington

Que el país norteamericano esté promoviendo e incluso forzando este tipo de acuerdos no debería resultar extraño, pues tiene enorme interés tanto de cara al interior como al exterior en modificar las reglas comerciales y de inversión con sus socios. La OMC, para ellos, se ha demostrado inservible. Acuerdos de mínimos con caminos que parecen interminables, firmados con poco gusto –cuando no a disgusto– de todos. En vista de su evidente declive en el peso económico relativo global en favor de los grandes emergentes, especialmente India y China, qué mejor para Washington que cambiar las reglas del juego y ponerlas a su favor.

Sus necesidades, y los intereses por los que se guía, son sencillos. Estados Unidos necesita de nuevos mercados a los que exportar, ya que su balanza comercial es negativa casi de manera crónica, algo que sólo puede compensar con deuda y el poder del dólar. Pero es consciente de que ese privilegio no es eterno, y la indiscutible primacía económica del país llega a su fin. Por tanto, la industria manufacturera nacional, así como el sector agrícola, necesitan vender en otros países, algo que no es sencillo si estos mantienen una política proteccionista respecto a ciertos sectores o productos para fomentar la economía nacional. Del mismo modo, encontrar nuevos destinos para el capital estadounidense se torna fundamental para fomentar la economía real y alejarlo de la cada vez mayor financiarización en la que se ha sumido el sistema.

Asia-Pacífico es el destino ideal para esta proyección. Economías con enorme potencial, bien insertadas dentro del sistema comercial global, mercados cuantitativamente numerosos –poblacionalmente hablando– con perspectivas de un gran desarrollo de las clases medias en las décadas venideras son puntos clave desde una perspectiva economicista. Sin embargo, la idoneidad de esta zona para Estados Unidos no termina ahí. Los estados emergentes del sudeste asiático no tienen una opinión pública fuerte, y la promesa de crecimiento económico, empleo y desarrollo es suficiente como para acallar cualquier contrapartida. Del mismo modo, los países “occidentalizados” –Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda– se ven atraídos por un pacto con Estados Unidos como promotor, al servir este de contrapoder al cada vez mayor expansionismo chino –militar y económico-comercial– por Asia-Pacífico. Aunque parezca una conclusión simplista, la lógica de tener que elegir entre estar bajo la égida de Estados Unidos o China está ampliamente extendida en los gobiernos de la región.

Comentario: El secretismo en torno al Tratado y las claras ventajas que tendrá Estados Unidos con el mismo ya son suficientes para desconfiar. Indiscutible es que es muy atractivo para los países emergentes incluidos, pero: ¿seguirán estos países siendo sólo importadores de materias primas o contribuirá a desarrollar sus economías?. Este es el dilema

Fuente: Elaboración propia a partir del artículo El TPP: Un pulso geoeconómico sobrevuela Asia-Pacífico