SARA BROTO

feb 212016
 

La inestabilidad política y la falta de de medidas tomadas en la anterior legislatura alejan a España de la subida de su calificación de solvencia, pese a ser uno de los países occidentales de más alto crecimiento.

Moody’s ha mantenido en aprobado medio (Baa2) la nota de la deuda soberana española, pero ha rebajado su perspectiva de positiva a estable, dado que “sea cual sea la composición” del próximo gobierno ven improbable que se adopten nuevas reformas estructurales en los próximos tres o cuatro años.

Además hacen hincapié en que las mejoras legislativas de los últimos años han tenido un impacto menor de lo que anticipó Moody’s cuando decidió poner en perspectiva positiva la nota española en 2014, y es por ello que ahora la rebajan a estable.

Como ejemplo, reprochan que a pesar de que se legisló para que las autoridades del gobierno central tuvieran más fuerza sobre las regionales a la hora de hacer cumplir los objetivos fiscales, “en la práctica generalmente se ha elegido no utilizar” estos mecanismos.

La ley de unidad de mercado ha sido además “extremadamente lenta”, y a pesar de la reforma de las pensiones, la baja inflación ha restado casi todo el impacto a esta medida, con lo que los fondos de la Seguridad Social son una “amenaza” para las finanzas públicas.

Para la agencia, aunque el actual crecimiento español está entre los más potentes de la zona euro (3,2 % en 2015), esto se debe más a una cuestión cíclica que estructural, y su potencial de subida del PIB a medio plazo es de un 2 % dados los niveles de desempleo y la deuda acumulada, entre otros factores.

Para Moody’s, y este es otro de los factores clave de la decisión de hoy, el déficit público español no cumplirá los objetivos ni este año ni los próximos, lo que evitará que se reduzca una deuda pública en el entorno del 100 % del PIB.

Fuente: El MundoLa Vanguardia

feb 142016
 

La noticia analiza las causas que han agravado esta caída del indice bursátil español, empezando narrando el hecho de que esta semana el mercado no ha tenido la referencia de China, cuyas Bolsas han estado cerradas por la celebración del año nuevo chino, y en la que los inversores han seguido evidenciando su temor a que se produzca una nueva recesión global. Asimismo, el petróleo – otro de los responsables del negativo inicio de año – ha vivido nuevas caídas, presionando a la baja a los parqués bursátiles y empeorando las perspectivas de inflación.

Además, la noticia comenta que también hay que tener en cuenta en ello las dudas que se han desatado en torno a la capacidad de los bancos centrales para hacer frente al complejo contexto económico.

“Durante esta semana las ventas se han agravado al pensar en que si los dos escenarios anteriores se cumplieran [en referencia al empeoramiento de la economía global y los malos datos de inflación], qué margen de maniobra tendían los Bancos Centrales, que mantienen los tipos de interés cercanos a cero y la mayoría de ellos están inyectando estímulos”, explica Joaquín Robles, analista de XTB.

El articulo concluye comentando que los bancos han sido probablemente los que peor se han comportado, ya que Bankia y Banco Sabadel se han dejado un 13% y un 12%, mientras que la caída de Popular ha llegado al 10%. Caídas durante una semana en la que se han disparado las dudas sobre el sector bancario europeo. Esto se debe en gran parte al banco alemán Deutsche Bank, cuya capacidad para hacer frente a sus compromisos financieros no está clara. Para lidiar con los temores, la entidad ha anunciado hoy mismo que recomprará hasta 4.800 millones de euros en deuda.

eco

Fuente:El mundo, Bloomberg.

ene 312016
 

La balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un superávit de 12.200 millones de euros hasta noviembre de 2015, el doble que el obtenido en el mismo periodo de 2014 (6.000 millones de euros), según datos hechos públicos por el Banco de España. La balanza de pagos se mantiene, por sexto mes consecutivo, positivo.

El superávit obtenido hasta noviembre fue resultado, principalmente, del mayor superávit de la balanza de bienes y servicios, que se incrementó un 6,3%, hasta los 26.800 millones de euros, y del descenso en un 23,5% del déficit de la balanza de rentas, hasta los 14.600 millones de euros.

En la balanza de turismo y viajes, el superávit alcanzado hasta noviembre ascendió a 33.800 millones de euros.

El saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, que determina la capacidad o necesidad de financiación de la economía, fue positivo hasta noviembre. En los últimos doce meses, hasta septiembre de 2015, la capacidad de financiación de la economía alcanzó los 21.900 millones de euros, por encima de los 14.700 millones de euros acumulados en el conjunto de 2014.

jjdAumenta la salida de capitales

La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los inversores españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo periodo.

Los inversores sacaron de España 9.800 millones de euros en noviembre, más del doble de lo que retiraron en octubre y frente a los 10.600 millones que invirtieron en el país durante el mismo mes del año anterior, según la balanza de pagos que publica el Banco de España.

En el acumulado de los once primeros meses, los inversores han sacado de España 51.200 millones de euros, en contraste con los 6.500 millones de euros que sacaron en el mismo periodo del año precedente, seis veces más.

Durante el año 2014, los inversores sacaron de España 8.200 millones de euros, frente a las inversiones por importe de 73.600 millones de euros que realizaron durante el ejercicio 2013, gracias a la mejora de la economía española y la mayor confianza en la misma, que llevó a los mercados a inyectar esta cantidad en España después de que en 2012

Fuente: Cinco DíasBanco de España

 

ene 242016
 

Este articulo hace énfasis al último informe publicado por el Fondo Monetario Internacional, en el que se reflejan las ”Perspectivas Económicas Regionales” del panorama que se esta dando en Sudamérica, donde cada vez son más la regiones que se verán arrastradas a una situación de recesión y contracción del PIB, sumándose Argentina, Venezuela y Ecuador, y presta especial atención al caso de Venezuela.

Alejandro Werner, director para América Latina del FMI, ha sostenido que la inflación de Venezuela se disparará en un contexto de depresión económica y puede llegar a situarse en el 720%. El país sudamericano ya sufre el índice más alto de inflación del mundo, en torno al 275% en 2015, y registrará un aumento de más del doble para este año. Las distorsiones de política económica y los desequilibrios fiscales ya habían generado inestabilidad, condición que fue agravada por el descenso de los precios del petróleo desencadenando la crisis económica. La política monetaria del gobierno trata de hacer frente a las deudas públicas y evitar un escenario de default. Sin embargo, el aumento de la cantidad de dinero en circulación agrava la devaluación del bolivar y con ello todas sus consecuencias negativas para el país.

La región sigue siendo vulnerable a una desaceleración mayor que la prevista en China y a nuevas caídas de los precios de las materias primas. Werner calificó el comienzo de 2016 de ”difícil” debido a la volatilidad financiera, consecuencia de la incertidumbre acerca de la desaceleración de China, la caída de los precios de las materias primas y las políticas monetarias contrarias de las economías avanzadas.

Fuente : lavanguardia