psalsench

mar 022016
 

El desplome de los precios del crudo -el barril de Brent se ha dejado más de un 70 % desde mediados de 2014- ha movido los cimientos del mercado mundial y los cada vez más delicados equilibrios entre países productores y consumidores.

En principio, y como recientemente señalaba el profesor de la Universidad de Harvard Kenneth Rogoff el abaratamiento del crudo suele resultar un juego de suma cero en el que los productores pierden y los consumidores ganan: los segundos tienden a gastar la transferencia de riqueza que supone el petróleo barato mientras los productores deben ajustarse vía presupuestos, subsidios o proyectos de inversión.

Dos ideas claves se cruzan a la hora de mirar al futuro: los precios actuales parecen insostenibles pero casi nadie ve una clara y rápida recuperación, con los productores manteniendo su pulso para conservar su cuota de mercado y una economía con muchos interrogantes.

Fuente: www.lavanguardia.com Un mundo de petróleo barato: quién gana, quién pierde y qué puede suceder

mar 022016
 

En EUA el presidente Obama se está planteando la opción de aplicar un impuesto de 10 dólares por barril de petróleo. De esta manera se utilizaria este impuesto para financiar iniciativas de transporte público más ecológico, trenes de alta velocidad… se puede considerar que seria un impuesto medio mabiental a la producción de petróleo en norte-america.

Esta iniciativa, por supuesto, ha sido criticada duramente por las empresas perjudicadas. Igualmente ha reabierto el debate de si la Administración tiene el derecho o no de entrar a participar o a imponer tasas directamente a la producción, es de decir, un intervencionismo puro del estado en la economia estatal. Además, hay que recordar que actualmente, el sector petrolero está atravesando una situación complicada con el precio a la baja a causa de una sobreoferta de los productores, este impuesto haria que las empresas americanas redujeran drásticamente su competividad en un mercado commodity.

Fuente: www.xataka.com: ¿Impuesto al petróleo? Así es como Obama quiere impulsar iniciativas verdes en transporte.