alvarezval

feb 212016
 

Bdi Vs Trade

Parte importante de la escalada alcista del Índice Baltic Dry fue impulsada por las masivas compras de China que se convirtió en el principal demandante mundial de materias primas y oferente de productos manufacturados. A China se destinaba el 60 por ciento de la producción mundial de hierro y el 25 por ciento de la producción de carbón. Su demanda crecía a tasas de 10 y 12 por ciento y el año pasado se desaceleró a menos del 7 por ciento. El enfriamiento de la economía China desde el año 2010 está golpeando con fuerza la industria naviera.

Hay varias ocasiones en las que la caída de este índice ha apuntado a una gran corrección en la economía global. A fines de 1986 tuvo su primera gran caída anticipandose al desplome de los mercados del lunes negro de 1987. En 1999, el BDI cayó a mínimos de 12 años, poco antes del estallido de la burbuja de las puntocom. También sufrió una caída fuerte en 2001, casi al mismo tiempo que la economía estadounidense se sumergía en una recesión que duró hasta 2003.

Si bien la desaceleración del comercio mundial resulta indudable, otra de las razones para comprender la inmersión tan precipitada del BDI es que esta es una medida tanto del transporte marítimo como de la oferta de buques. La oferta de buques es inelástica y toma 2 o 3 años la construcción de un nuevo buque de carga. Esto hace que la respuesta naviera a los cambios en la demanda sea lenta y que el precio de los fletes se haya disparado en el período del boom.

El apetito por los elevados fletes llevó a muchos armadores a construir nuevas naves. Ahora hay más buques y menos demanda marítima lo que repercute en el valor de los fletes y en la construcción de nuevos buques. Tal como los bajos precios del petróleo han secado la inversión en nuevos yacimientos de crudo, la inversión en construcción de buques está paralizada. Esta vez, la caída del comercio, las tensiones financieras, el desplome de las burbujas especulativas, el tsunami de la deuda y la caída de la inversión, están creando la tercera ola de la crisis financiera iniciada en 2008.

Origen: BDI, el “canario en la mina” del comercio mundial sigue en caída libre

feb 112016
 

01. La crisis de un giganteDeutsche Bank se ha convertido en la imagen de la desconfianza del mercado. La acción ha perdido el 40% en el año y su deuda subordinada cotiza al 80% del nominal. La firma sufrió pérdidas extraordinarias por 6.700 millones el año pasado y el mercado teme que deba ampliar capital o dejar de pagar los cupones de la deuda de menos calidad.En términos generales, las dudas sobre la banca reflejan el riesgo de una nueva etapa de recesión pille al sector con demasiada deuda emitida al calor de los tipos bajos o nulos, con nuevos requisitos de capital y baja rentabilidad.FOTO: | KAI PFAFFENBACH (REUTERS)

02. Turbulencias en la prima de riesgo

Ha alcanzado niveles que no se veían desde verano del año pasado, superándolos en el caso de la deuda de Portugal o Grecia. En este caso, la subida de la prima obedece a la huida por parte de los inversores de los activos considerados de riesgo.

El estancamiento de las negociaciones entre Grecia y la troika y las dudas sobre el presupuesto portugués son los motivos inmediatos. En cuanto a la incertidumbre política, el diferencial entre el bono español y el italiano es más bajo ahora que antes de las elecciones.

03. Las alertas de Caruana

El ex gobernador del Banco de España y ahora director gerente del Banco de Pagos de Basilea alertó el viernes sobre las vulnerabilidades del sistema financiero mundial, que han aflorado en los últimos meses en China, los mercados de materias primas, los mercados de deuda y, estas semanas, en las Bolsas y las cotizaciones de los bancos.

Si bien desde 2008 algunos países han reducido su endeudamiento, la deuda privada ha crecido con fuerza en los mercados emergentes hasta el 125% del PIB. Estas condiciones, según Caruana, parecen sostenibles hasta que el ciclo cambia. Además, el BIS apunta que, por primera vez desde 2009, la financiación a emergentes en dólares ha caído.

04. La incógnita china

Es un riesgo de primer orden, desde hace ya más de medio año. En julio China, ante las señales de debilitamiento económico y el descenso de sus reservas de divisas, inició la devaluación del yuan, que agravó un descenso bursátil iniciado meses antes.

Aunque en enfriamiento de la economía es algo esperado desde hace tiempo, el riesgo de estallido de la burbuja crediticia e inmobiliaria china ha disparado los temores y obligado a las autoridades a actuar en repetidas ocasiones para sostener la Bolsa, el yuan o los mercados de crédito bancario.

05. El desplome de las materias primas

El primer efecto del crac chino ha sido agravar el desplome de las materias primas. El petróleo llevaba meses en descenso debido al exceso de oferta y a la negativa de Arabia Saudí y otros países a recortar producción. Con una menor demanda china en perspectiva, el oro negro ha marcado mínimos y arrastrado a la baja al resto de materiales básicos para la industria, como acero o níquel.

La caída de las materias primas ha tenido un impacto en cadena; ha puesto en cuestión las finanzas de países desde Arabia Saudí a Rusia, con impacto también en Australia o Sudáfrica. También ha castigado a empresas del sector en todo el mundo y puesto en cuestión la deuda emitida por éstas. El menor precio también va a reducir fuertemente las inversiones en el sector.

06. Bonos basura en el disparadero

El pasado mes de diciembre colapsaba un fondo de inversión en bonos de alto riesgo estadounidense, agravando los temores sobre el impacto que tendrá un eventual enfriamiento económico en las empresas más endeudadas.

El coste de asegurarse contra el impago de estas compañías está en unos 600 puntos en EE UU, máximo desde 2012. Las empresas del sector energía que emiten deuda de baja calidad pagan ya unos intereses del 20% en el mercado.

07. Los tipos a cero

. Deutsche Bank es el foco de las críticas, pero no es, ni mucho menos, el único banco en el que los inversores han puesto el foco. Además de los efectos del enfriamiento económico y el exceso de deuda ya citados, la política de los bancos centrales de tener los tipos de interés en niveles cercanos al 0% o por debajo erosionan, o directamente imposibilitan, el margen de intereses

Este es el negocio clásico de la banca; cobrar por prestar dinero y pagarlo por pedido prestado. Y, sin negocio típico, parece más complejo afrontar el viento de cara o buscar vías alternativas de rentabilidad en un contexto de enfriamiento.

Origen: Tormenta perfecta en los mercados | Fotorrelatos | Cinco Días

feb 052016
 

España se encuentra inmersa en una crisis política, sin un gobierno claro a la vista tras las elecciones del 20 de diciembre. Sin embargo, los organismos internacionales coinciden en mejorar las previsiones de crecimiento para el país, a pesar de esta situación de incertidumbre. ¿Cómo se explica?

El Fondo Monetario Internacional en su informe de enero elevó sus previsiones de PIB para España (uno de los pocos países que obtuvo mejora). Concretamente, el organismo presidido por Christine Largade pronosticó que la economía española crecerá un 2,7% en 2016 (dos décimas más de lo esperado en octubre) y un 2,3% en 2017 (una décima más que lo recogido hasta ahora).

Ayer la Comisión Europea hacía lo mismo al subir ligeramente su estimación de crecimiento del PIB para 2016 (del 2,7% al 2,8%) y para 2017 (del 2,4% al 2,5%).

¿Cómo son posibles estas mejores perspectivas para España, un país que lleva más de un mes con un gobierno en funciones? La explicación es sencilla: por un lado, hay factores determinantes que están impulsando el crecimiento de la economía española que vienen de fuera como la política de estímulos del BCE y el abaratamiento del petróleo, pero, ojo, también los riesgos (la desaceleración de los países emergentes); por otro, la incertidumbre política todavía no se ha trasladado a la economía real ni ha mermado la confianza. El ministro de Economía, Luis de Guindos, reconocía ayer este último aspecto y aseguraba que ha mantenido el ritmo de crecimiento en el primer trimestre del año. Guindos dijo también la última revisión de la Comisión Europea era “una buena noticia” que, previsiblemente, se volverá a repetir en unos meses.

De esta forma, el contexto internacional, sumado a las reformas que ha realizado España en los últimos años, hacen que la inercia de la recuperación todavía no se haya visto alterada por los devenires de la política nacional. Eso sí, tanto el FMI como Bruselas ya han avisado que urge una solución política que dé estabilidad al país.

A continuación, analizamos los puntales sobre los que se sostienen las previsiones de estos organismos para España.

El BCE mantiene su política expansiva

La economía española, como el resto de la zona euro, continúa beneficiándose de los estímulos del Banco Central Europeo. Hay que recordar que el organismo presidido por Mario Draghi tiene los tipos de interés en sus mínimos históricos, en el 0,05%, y la facilidad de depósito en el -0,3%. Además, ha prorrogado el programa de compra de deuda seis meses más hasta marzo de 2017. Y, ante el desplome de los precios del petróleo y la baja inflación, Draghi anticipó en su última reunión de enero más estímulos en marzo. Es decir, la apuesta expansiva del BCE sigue vigente y no hay fecha para su retirada.

Esta estrategia de Draghi ha facilitado en los últimos años el abaratamiento del euro, lo que ha beneficiado a las empresas exportadoras. Hay que decir que en esta semana la moneda europea se ha visto fortalecida frente al dólar (superando los 1,11 dólares) por las dudas surgidas en la economía estadounidense y la posibilidad de que la Fed retrase la subida de tipos prevista.

Además, las medidas del BCE han supuesto unas mejores condiciones financieras y la vuelta del crédito a la economía española.

El crédito nuevo crece por primera vez en la crisis

Las mejores condiciones financieras generadas por el empuje de las políticas del BCE han hecho que en 2015 aumentara el nuevo crédito concedido en España por primera vez en toda la crisis. Concretamente, las entidades financieras concedieron nuevos créditos por importe de 467.927 millones de euros, un 12,01% más que en el año anterior, segun publció esta semana el Banco de España.

En el caso de las empresas, el crédito nuevo creció en 2015 un 9,8% hasta los 392.173 millones de euros incrementándose por primera vez desde que se comenzó a cerrar el grifo en 2008.

La recuperación del crédito a las familias comenzó ya en 2014 cuando aumentó un 18,1% y se ha acelerado en 2015 creciendo un 25,2% (hasta los 75.754 millones de euros).

Además, esto se ha producido al tiempo que la deuda global de las familias y las empresas ha seguido descendiendo en el pasado ejercicio, lo que muestra que se ha mantenido el proceso de desapalancamiento.

En definitiva, este contexto en el que el crédito vuelve a fluir anticipa aumento de la actividad económica.

El desplome del petróleo

A pesar del rebote del 8% que ha protagonizado el precio del petróleo en los últimos días, el crudo se ha venido abaratando casi un 30% desde el pasado mes de octubre. Esta caída tiene implicaciones directas sectores en los que los que el crudo es un factor decisivo ya que se beneficiarán en los costes, pero, además, su efecto se extiende al resto de la economía al presionar a la baja la inflación, una situación que apuntala la necesidad de que el BCE mantenga una política expansiva.

Una inflación muy baja

La inflación se situó en enero en el -0,3% en tasa interanual, tres décimas menos que en diciembre. En esta ocasión, los precios de la electricidad han tirado a la baja el IPC. Además, en los últimos doces meses ha estado en terreno negativo hasta en nueve ocasiones.

Este bajo nivel de precios alienta el consumo, aunque a medio plazo supone un riesgo para la economía porque, entre otras cosas, lastra los márgenes empresariales.

En el conjunto de la zona euro la inflación se situó en el 0,4% enero. Draghi se mostró ayer dispuesto a tomar medidas para cumplir su mandato y que los precios vuelvan al entorno del 2% que es su objetivo de inflación deseable.

El mercado laboral se va recuperando

El mercado laboral cerró 2015 con una cifra de 4.779.500 parados, su nivel más bajo en cinco años y, además, se han creado más de medio millón de empleos. Estas cifras muestran una recuperación del ámbito laboral que va tomando forma y que apuntala la recuperación económica.

La demanda interna seguirá tirando de la economía

La conjunción de factores anteriormente explicados, como el aumento del crédito, los precios bajos y la mejora del empleo, adelanta un comportamiento positivo de la demanda interna cuya recuperación ha sido clave para el crecimiento de la economía española en los últimos tiempos.

“A pesar de que se va a moderar en 2016, se espera que [el consumo privado] siga siendo el principal motor de crecimiento […], respaldado por una baja inflación y una mejora continuada de las condiciones del mercado laboral”, asegura el informe de la Comisión.

Es decir, se dan las condiciones propicias para que los hogares sigan consumiendo a buen ritmo y las empresas continúen invirtiendo, una dinámica que ha hecho que en 2015 el PIB haya crecido un 3,2%, según el avance del PIB publicado por el INE. Eso sí, para los próximos ejercicios todos los organismos coinciden en apuntar cierta ralentización, principalmente, por el frenazo económico de los emergentes.

ene 282016
 

¿A más de 20 años de la caída del peso mexicano se repite la historia?

Qué opináis?

Las exportaciones totales desestacionalizadas bajaron un 0,87%, por una caída de un 20,05% de los envíos petroleros combinada con un avance del 0.14% de las exportaciones no petroleras.Mié, 01/27/2016 – 15:20 7 1 México registró un déficit comercial de US$1.237 millones en diciembre, según cifras desestacionalizadas, pero sus exportaciones manufactureras subieron impulsadas por las ventas de automóviles, dijo este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI.Durante 2015, la balanza comercial presentó un déficit de US$14.460 millones, comparado con un déficit de US$2.849 millones en 2014, dijo Inegi. Así, el déficit de 2015 es 407,5% mayor al de 2014.Las exportaciones totales desestacionalizadas bajaron un 0,87%, por una caída de un 20,05% de los envíos petroleros combinada con un avance del 0.14% de las exportaciones no petroleras.Dentro de las exportaciones no petroleras, las manufactureras mostraron un alza mensual de 0,59%, como resultado de un incremento del 2,99% de las exportaciones automotrices y de una reducción de un 0,60% en las de manufacturas no automotrices.México exporta mayormente manufacturas como autos y televisores que envía principalmente a Estados Unidos, su vecino en el norte y su mayor socio comercial.Sobre las importaciones de mercancías, el Inegi dijo que mostraron en diciembre una reducción mensual desestacionalizada del 1,23%.Por tipo de bien, se registraron caídas mensuales de 0,38% en las importaciones de bienes de consumo, de un 1,51% en las de bienes de consumo no petroleros y de un 1.04% en las importaciones de bienes de uso intermedio.Las importaciones de bienes de capital disminuyeron un 3,81%, dijo Inegi.La balanza no ajustada por estacionalidad registró un déficit de US$927 millones en el último mes de 2015.La segunda mayor economía de América Latina se habría expandido alrededor de un 2,5% en 2015, según estimaciones recientes de funcionarios, y se espera que este año crezca entre un 2,6% y un 3,6%, según el pronóstico de la Secretaría de Hacienda.

Origen: Déficit comercial de México en 2015 es mayor en 400% al de 2014 | AméricaEconomía – El sitio de los negocios globales de América Latina

ene 282016
 

La deuda pública de España sigue creciendo y parece que de forma imparable. Después del fuerte reajuste de los últimos años, ha seguido creciendo, poniendo en duda si serán necesarios más recortes o si es que el Estado de Bienestar es inviable. La siguiente noticia aporta elementos a este tema, siguiendo la fuente original podéis encontrar más información.

deuda-publica

La deuda pública española alcanzó el 99,8% del PIB a cierre de noviembre de 2015: es decir, nuestras Administraciones Públicas adeudan 1,067 billones de euros o, lo que es lo mismo, una media de 58.600 euros por familia.

Una terrorífica cifra que, desde que arrancara la crisis, no ha hecho más que multiplicarse: en concreto, ha aumentado en 700.000 millones de euros en apenas ocho años.Se trata de un ritmo de endeudamiento vertiginoso -unos 38.500 euros adicionales por familia- que, en contra del muy extendido mito, no está relacionado con el rescate a la banca -que ha costado unos 51.000 millones de euros, esto es, 2.800 euros por familia- sino con los enormes déficits públicos que se han ido acumulando desde 2008.

Es decir, la deuda pública se debe simple y llanamente a que el gobierno central, los gobiernos autonómicos y, en menor medida, los gobiernos municipales han gastado durante ocho años mucho más de lo que han ingresado.Va siendo hora de que les reconozcamos este logro a nuestras familias y a nuestras empresas y de que, a partir de ahora, se lo pongamos mucho más fácil: es decir, va siendo hora de que el Estado recorte enérgicamente su gasto público y liberalice la economía…No en vano, durante la burbuja inmobiliaria todas las administraciones consolidaron unos niveles de gasto desproporcionados que iban a volverse infinanciables en circunstancias más normales: de ahí que cuando bajó la marea y llegaron las vacas flacas -esto es, cuando desapareció la recaudación extraordinaria del pelotazo ladrillístico- emergiera un agujero presupuestario estructural que nos engulló y que, en gran medida, sigue engulléndonos. Y todo ello a pesar de las sangrantes subidas impositivas que hemos experimentado desde 2011: según los propios cálculos del gobierno del Partido Popular, cada familia española paga por año 2.000 euros más en impuestos hoy que en 2011. Es decir, los gobiernos del PSOE y del PP no sólo han colocado una losa de deuda pública sobre el sector privado, sino que lo han sableado inclementemente a impuestos.La nula austeridad pública contrasta con el muy notable ejercicio de verdadera austeridad que ha venido practicando el sector privado desde 2010. Esta misma semana, el servicio de estudios de La Caixa, Caixabank Research, aseguraba que el saneamiento financiero de las familias y empresas españolas estaba muy cercano a concluir: a la postre, las familias han recortado su endeudamiento en 170.000 millones de euros desde 2008 y las empresas no financieras (es decir, no se incluye a los bancos) lo han hecho en 320.000 millones. De esta manera, y siempre según el análisis de esta entidad financiera, las compañías españolas ya mostrarían unos niveles sostenibles de deuda similares a los de otros países europeos, mientras que las familias podrían completar su ímproba labor de desendeudamiento a lo largo de los próximos dos ejercicios.

Origen: España: austeridad privada, megaendeudamiento público | AméricaEconomía – El sitio de los negocios globales de América Latina

ene 242016
 

El siguiente artículo de ElOrdenMundial.Com analiza el TPP y lo califica de un acuerdo a la carta de Washington

Que el país norteamericano esté promoviendo e incluso forzando este tipo de acuerdos no debería resultar extraño, pues tiene enorme interés tanto de cara al interior como al exterior en modificar las reglas comerciales y de inversión con sus socios. La OMC, para ellos, se ha demostrado inservible. Acuerdos de mínimos con caminos que parecen interminables, firmados con poco gusto –cuando no a disgusto– de todos. En vista de su evidente declive en el peso económico relativo global en favor de los grandes emergentes, especialmente India y China, qué mejor para Washington que cambiar las reglas del juego y ponerlas a su favor.

Sus necesidades, y los intereses por los que se guía, son sencillos. Estados Unidos necesita de nuevos mercados a los que exportar, ya que su balanza comercial es negativa casi de manera crónica, algo que sólo puede compensar con deuda y el poder del dólar. Pero es consciente de que ese privilegio no es eterno, y la indiscutible primacía económica del país llega a su fin. Por tanto, la industria manufacturera nacional, así como el sector agrícola, necesitan vender en otros países, algo que no es sencillo si estos mantienen una política proteccionista respecto a ciertos sectores o productos para fomentar la economía nacional. Del mismo modo, encontrar nuevos destinos para el capital estadounidense se torna fundamental para fomentar la economía real y alejarlo de la cada vez mayor financiarización en la que se ha sumido el sistema.

Asia-Pacífico es el destino ideal para esta proyección. Economías con enorme potencial, bien insertadas dentro del sistema comercial global, mercados cuantitativamente numerosos –poblacionalmente hablando– con perspectivas de un gran desarrollo de las clases medias en las décadas venideras son puntos clave desde una perspectiva economicista. Sin embargo, la idoneidad de esta zona para Estados Unidos no termina ahí. Los estados emergentes del sudeste asiático no tienen una opinión pública fuerte, y la promesa de crecimiento económico, empleo y desarrollo es suficiente como para acallar cualquier contrapartida. Del mismo modo, los países “occidentalizados” –Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda– se ven atraídos por un pacto con Estados Unidos como promotor, al servir este de contrapoder al cada vez mayor expansionismo chino –militar y económico-comercial– por Asia-Pacífico. Aunque parezca una conclusión simplista, la lógica de tener que elegir entre estar bajo la égida de Estados Unidos o China está ampliamente extendida en los gobiernos de la región.

Comentario: El secretismo en torno al Tratado y las claras ventajas que tendrá Estados Unidos con el mismo ya son suficientes para desconfiar. Indiscutible es que es muy atractivo para los países emergentes incluidos, pero: ¿seguirán estos países siendo sólo importadores de materias primas o contribuirá a desarrollar sus economías?. Este es el dilema

Fuente: Elaboración propia a partir del artículo El TPP: Un pulso geoeconómico sobrevuela Asia-Pacífico