ALBERT BENGADO GUTIÉRREZ

mar 012016
 

Uno de los indicadores más claros de la situación político-económica mundial actual es la subida del precio del oro. ¿Y porqué?

Esta subida de la onza de oro en casi un 10% -según datos de Expansión– es debida a la incertidumbre, que a su vez es causa de la inestabilidad mundial generada por la bajada del precio del petróleo a mínimos históricos y a una crisis de crédito generalizada que hace que las bolsas de todo el mundo decaigan y que los inversionistas no encuentren productos o inversiones con rentabilidad suficiente como para asumir riesgos. A todo esto se le ha de sumar la expectación generada ante una sorprendente desaceleración del crecimiento económico de China y las fuertes turbulencias que se están viviendo en la renta variable.

Todo este panorama provoca un futuro muy incierto en el que los grandes inversores no quieren asumir tantos riesgos. Cuando eso sucede, el oro es lo que se denomina como un “activo refugio”.

14548557506849

 

 

 

 

 

 

Fuente – El País: “La tormenta perfecta del oro”

mar 012016
 

Esta noticia trata sobre la evolución que ha sufrido el contexto energético y político en los últimos años y que nos ha llevado hasta donde estamos ahora, una situación en que los Emiratos Árabes han decidido inundar el mercado con una oferta excesiva de petróleo con la intención de no perder la cuota de mercado que estaba perdiendo ante los EE.UU; ese “error” ya lo cometió anteriormente, cuando en los años ochenta cerró el grifo del “oro negro” y le costó que los países occidentales tendieran a buscar otras vías de consumo energético.

DIN02B07_CAS-kwpF-U301871900339oCF-992x558@LaVanguardia-Web

Realmente los Emiratos Árabes están llevando al más puro extremo la máxima presión que pueden realizar sobre el mercado, con la intención de seguir teniendo el poder sobre el consumo del crudo y por tanto seguir con su enriquecimiento económico. El problema es que el petróleo es un bien escaso, y ésta presión no la podrán ejercer eternamente. Además, es un hecho que las tendencias globales derivan hacia una reformulación de los hábitos de consumo de los países, y más en concreto de las personas, hacia costumbres más respetuosas con el medio ambiente. Así pues lo demuestra la Cumbre realizada en París el pasado 2015 en que por primera vez representantes de más de 195 países de todo el mundo se reunieron para llegar a un acuerdo debido a los increíbles efectos nocivos que estaba teniendo la mano del hombre el nuestro planeta.

De este modo, la reflexión que quiero hacer es la siguiente: ¿Hasta cuándo puede durar esto? Estamos entrando en una burbuja en la que los grandes magnates árabes están haciendo todo lo posible para que el petróleo siga siendo el combustible más consumido, bajando su precio hasta límites históricos para no perder market share y para que a las empresas y a los gobiernos les sea más rentable seguir usando el crudo en lugar de invertir en nuevas energías renovables. El futuro no está ahí. El futuro avanza hacia combustibles energéticos naturales y sostenibles, y este es un escenario que no gusta al mundo árabe y en el que es realmente difícil imaginarse hoy en día.

Fuente: La Vanguardia: “El nuevo orden mundial del petróleo barato”

 

feb 072016
 

Parece ser que España continua con su tendencia a una recuperación económica moderada. Esto se refleja en un incremento del PIB español, que ha cerrado el año con un aumento del 3,2% en 2015 según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) -siendo el cuarto trimestre de un 3,5%, una décima por encima del tercer trimestre-.

Esto es debido a las políticas económicas aplicadas por el gobierno central, las cuales han incentivado el consumo privado y han favorecido la inversión, dos elementos clave en momentos en que las exportaciones netas se mantienen estables y los tipos de interés están en mínimos históricos.

Hablamos de tendencia pues el 2015 es el segundo año en que España ha visto como su economía se expandía -en 2014 creció un 1,4%- después de que empezara la crisis económica en 2008.

20160114-635883969554410785_20160114193944-koEE-U301751687380BtB-992x558@LaVanguardia-Web

 

 

 

 

 

Fuente: La Vanguardia