mar 022016
 

El desplome de los precios del crudo -el barril de Brent se ha dejado más de un 70 % desde mediados de 2014- ha movido los cimientos del mercado mundial y los cada vez más delicados equilibrios entre países productores y consumidores.

En principio, y como recientemente señalaba el profesor de la Universidad de Harvard Kenneth Rogoff el abaratamiento del crudo suele resultar un juego de suma cero en el que los productores pierden y los consumidores ganan: los segundos tienden a gastar la transferencia de riqueza que supone el petróleo barato mientras los productores deben ajustarse vía presupuestos, subsidios o proyectos de inversión.

Dos ideas claves se cruzan a la hora de mirar al futuro: los precios actuales parecen insostenibles pero casi nadie ve una clara y rápida recuperación, con los productores manteniendo su pulso para conservar su cuota de mercado y una economía con muchos interrogantes.

Fuente: www.lavanguardia.com Un mundo de petróleo barato: quién gana, quién pierde y qué puede suceder